Cantar sencillamente. Decir, la tierra es nuestra. Está esperando el hombre, Está creciendo el viento.

Qué desnudos nacemos. Sólo las cuatro letras, simples y pronunciables, de la palabra vida.

Desnuda es mi poesía. Mi verdad es el pueblo. Yo quiero su alegría. Decir, la tierra es nuestra. Y no, la tierra es mía.


Compartir publicación: