“Al amanecer, apenas asomando el sol, de nuevo se encontraban el padre y los hijos ampliando el abra, que era ampliarse a sí mismos, prolongándose y sembrándose como si fueran semillas, en la tierra.” (Dobles 1984)

 

image_pdfBajar PDFimage_printImprimir

Compartir publicación: